Teatro del teatro (Crítica-Teatro para pájaros)

teatroparapajaros

Celos, engaños, envidia, amor. Amor por el otro, amor por el teatro, amor por el éxito. A las tres de la mañana y en apenas tres metros cuadrados los seis personajes de Teatro para pájaros desvelan sus secretos y muestran sus celos y sus ansias de triunfar.

Teatro para pájaros empieza con una escena que parece no tener nada que ver con lo que a continuación vemos. Una mujer, Jazmín, cuenta a su pareja, Marcos, como una desconocida se coló en casa sin saber muy bien cómo.

A continuación, el apartamento se va llenando de gente. Han pasado cuatro años y estos dos ya no están juntos. Marcos se ha casado con Teresa y viven con su hermano y la pareja de este, obsesionada con Emily Dickinson. En mitad de la noche llegan Jazmín y su nueva pareja, Tony, un productor de teatro comercial con un gran ego. Todos los demás son actores. La actriz que lo tiene todo hecho por salir con un productor, la buena actriz que busca reconocimiento, el actor a su sombra, la que se ha quedado sin trabajo y lo necesita para vivir y el que defiende su trabajo argumentando que es demasiado bueno para que los demás lo entiendan.

Teatro para pájaros es un texto de Daniel Veronese, premio Max Iberoamericano en la pasada edición. Y la que se pudo ver en el Festival de Teatro de Molina fue la versión española del original argentino. Si se quedan con ganas de ver otro de sus trabajo les espera ¿Quién teme a Virginia Woolf? en el Teatro Circo de Murcia en noviembre.

teatroparapajaros2Los cuatro habitantes de la casa acaban de terminar de representar una función de teatro sin mucho éxito y buscan un próximo trabajo con las esperanzas puestas en el texto que Teresa ha enviado a Tony con la ilusión de que su amigo y expretendiente lo ponga en marcha.

Teresa y Marcos adulan sin cesar a Tony, perdonándole las malas críticas y las manos no echadas, bajo la mirada escéptica de Jazmín. Una única escena que se desarrolla entre las cuatro paredes de una salita del piso mientras el hermano de Teresa, Ricky y su pareja, Gloria discuten sin parar sobre el no futuro de su relación.

La escena es agobiante, los personajes pasean, corren, entran y salen por el pequeño escenario en un ambiente muy tenso cargado de celos entre exparejas, corazones rotos e indirectas. Pero ¿es real?. Teatro para pájaros es metateatro. ¿Estamos viendo la realidad o la obra de Teresa?.

Gema Matarranz, Teresa, y Manuel Salas, Marcos, recibieron el premio por su trabajo en los I Premios del Teatro Andaluz por este trabajo.

Teatro para pájaros es tensa. Porque los actores parece que se van a chocar y tirar el escenario abajo en cualquier momento de lo pequeño que es. Porque, como en cualquier conversación, se pisan los unos a los otros. Porque el trasiego en la pequeña estancia es incesante. Porque se gritan, se miran mal, se pelean. Y al final regresa la paz del principio. Solo dos actores. Solo un poema. La sortija, de Dickinson, claro.

Anuncios

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s