Una Tempestad que arrasa (Crítica-Tempestad)

tempestad3

Puede Marco Antonio asistir a las exequias de Julio Cesar muy tranquilo, porque su Tempestad arrecia fuerte. Cuando una va a ver una obra de teatro que hace apenas unos meses ha salido del Teatro de Mérida con un Premio Ceres a la mejor dirección bajo el brazo espera ver algo grande y la Tempestad de Sergio Peris-Mencheta lo es.

Apenas poner los pies en el edificio del Circo Tempestad se huele. Luego, cuando entras al patio de butacas, Tempestad se oye, se ve y se siente. Un aparente caos ya reina sobre el escenario donde actores, músicos y director, cada uno a lo suyo, se

Ferdinand transformándose en Trínculo bajo la mirada de Ariel.
Ferdinand transformándose en Trínculo bajo la mirada de Ariel.

preparan para un pase de la obra. Sergio Peris-Mencheta no estaba en el Teatro Circo, estaba en otro teatro de España, haciendo disfrutar a otros espectadores con ese gran Julio Cesar de Paco Azorín que nuestra Murcia tuvo el honor de ver salir al mundo por primera vez. Pero Sergio Peris-Mencheta estaba, está en Victor Duplá, ese director de Tempestad que explica a sus actores y por ende a los espectadores el por qué de su versión. Y regresa al final, en palabras de otros que él mismo firmaría.

La puesta en escena de esta versión del clásico de Shakespeare, el segundo, después de Hamlet, más representado del autor, merece sin duda el reconocimiento que se le brindó este verano. La aparente sencillez de un poco de arena y unas enormes escaleras dan vida a esa isla perdida testigo durante el atardecer de una lucha de poderes entre familias.

Javier Tolosa como Cáliban.
Javier Tolosa como Cáliban.

Ocho actores dan vida a 12 personajes. El de Ariel, el espíritu, dividido entre tres de ellos que interpretan a su vez música en directo. Javier Tolosa, magistral en su doble papel de Alonso y Cáliban, brinda al espectador la posibilidad de ver su transformación sobre el escenario. Al igual que Quique Fernández que muta en segundos de Gonzalo a Miranda y de Miranda a Gonzalo sin despeinarse. Xavier Murúa y Agustín Sasían, manejan también a los divertidos Trínculo y Stefano a la par que al enamorado Ferdinand y al ambicioso Sebastian.

La intención de Peris-Mencheta es acercar Shakespeare al espectador de ahí las explicaciones que, durante los preparativos previos, hace el director sobre quien es quien y porque hace lo que hace. Una manera bien integrada en el guión de que quien esté en la butaca no se la pase pensando quien es cada uno. Lo que vemos es teatro dentro del teatro, con sus aclaraciones, sus desacuerdos, sus interrupciones y sus luchas de egos. Tempestad te absorbe, desde el minuto uno en el que pisas el patio de butacas. Comienza sin que te des cuenta y te saca de ella de la misma manera que te dio la bienvenida, envolviéndote y haciéndote formar parte.

Tempestad es un derecho.

Anuncios

2 pensamientos en “Una Tempestad que arrasa (Crítica-Tempestad)

  1. Enormes todos – Víctor Duplá, Quique Fernández, Antonio Galeano, Xabier Murúa, Agustín Sasián, Eduardo Ruiz, Javier Tolosa en esta ‘Tempestad’, dirigida por Sergio Peris-Mencheta adaptando el clásico de William Shakespeare.

    Y grande también el final de la obra, citando el Artículo 44.1 de la Constitución Española «Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho»

    Muy recomendable

  2. Creo que es una forma muy original y muy divertida de ver una obra de ese peso. Cómo ver la obra mientras ves cómo los actores la van ensayando… muy curiosa. Se la curran mucho. Me ha encantado.

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s