¿Quién es más idiota? (Crítica-La cena de los idiotas)

lacenaldelosidiotas1

Tener por tradición buscar al tío más raro que puedas y competir con tus amigos en una cena a ver quien consigue al invitado más idiota puede sonar cruel. Pero cuando el idiota se toma la revancha sin proponérselo y le amarga la noche a su anfitrión la cosa se vuelve más divertida. Y de eso va La cena de los idiotas.

En 1993 se estrenó este texto del francés Francis Veber que años más tarde se hizo popular por la versión cinematográfica que adaptó y dirigió el propio dramaturgo. Al Teatro Romea llega la adaptación del cómico Josema Yuste que se estrenó en 2010 y que se ha estado representando en Madrid.

Yuste se hace cargo del papel del anfitrión, Pierre Brochant, aquí Carlos Bermúdez, que invita a su casa a su idiota particular, Francois Pignon, Francisco Piñón a la española, interpretado por un divertidísimo David Fernández. Aunque la cena se suspende por la lumbalgia de Bermúdez este es incapaz de echar de su casa a Piñón que se propone ayudarle con su lumbalgia y con su matrimonio, ya que la mujer de su anfitrión lo acaba de dejar vía mensaje en el contestador.

La llegada de Piñón ya lo dice todo. Foto: Nearco Producciones

La llegada de Piñón ya lo dice todo. Foto: Nearco Producciones

A la fiesta se suma Félix Álvarez, Felisuco, en el doble papel de masajista e inspector de Hacienda además de José Luis Mosquera, como la expareja de la esposa de Bermúdez que disfruta como el que más la catastrófica noche que se le presenta al hombre que le arrebató a su mujer.

La acción transcurre en el piso de Bermúdez de creíble estética de los 90 y que no es recomendable ver desde el lado izquierdo del teatro ya que se pierde la visión de uno de sus lados donde aparece en alguna ocasión la mujer de Bermúdez al teléfono.

El papel estrella de la función es sin duda el de Piñon, un funcionario de Hacienda divorciado, obsesionado con sus maquetas de cerillas, que, con un corazón enorme, no intenta más que ayudar a Bermúdez con infructuosas llamadas de teléfono  aunque las cosas no le salgan del todo bien. David Fernández da vida a este personaje que consigue enternecer al público a la vez que no  deja de hacerle reír. Porque en esta función no te ríes de vez en cuando, sino que no paras. Yuste, que interpreta al desesperado Bermúdez, peca quizá de utilizar en exceso la gestualidad a la que nos tiene acostumbrados, pero resulta divertido de ver como le pone la vida patas arriba aquel de quien se iba a reír mientras se da cuenta  de que estaba equivocado a la hora de decidir quien era el idiota de los dos.

En Madrid ha sido un éxito de crítica y público y a Murcia llega durante 3 días y con 5 funciones, cosa difícil de ver aquí.

Anuncios

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s