Brillar tras las barricadas (Crítica-Los Miserables)

LM1731R

Cuesta creer cuando terminas de ver Los Miserables en el cine que todo eso se pueda recrear encima de un escenario. Y sí, se puede. Las calles de París, los muelles y la divertida y peligrosa taberna de los Thénardier cobran vida, y sin echar de menos las posibilidades de la gran pantalla, sobre el escenario donde los artistas de Los Miserables se suben cada noche.

El musical, cantado en su totalidad, transcurre de una escena a otra con tanta naturalidad que apenas deja hueco entre canción y canción para los aplausos, reservando esos Barricadas2_Los_Miserablesmomentos a grandes temas como Estrellas, Amo del mesón o Sálvalo. Los decorados entran y salen solos del escenario y las escenas cambian de una a otra casi sin que te des cuenta. 

Esos lugares que crees imposibles de llevar a un teatro están, los muelles plagados de prostitutas y clientes donde se ve abocada Fantine, las calles de París, incluyendo los balcones desde donde escuchar a Enjolras y Marius, las alcantarillas por donde huir tras la revolución y por supuesto, las barricadas, donde un buen número de actores y un juego de luces recrea la batalla, están con más realismo del que uno puede esperar y con un alarde técnico digno de grandes producciones y de clásicos de este tipo.

La gran cantidad de actores sobre el escenario, más de 30, ayudan a crear los ambientes necesarios en escenas como las de las barricadas o la divertida Amo del Mesón, con un irreconocible y graciosísimo Armando Pita, escenas en las que no sabes donde mirar porque en todos sitios pasa algo. Los momentos álgidos del musical llegan con temas antes mencionados, Estrellas y El suicidio de Javert, que hicieron aplaudir alestrellas miserables público antes de finalizar el primero y con la boca abierta en el segundo- he pasado el fin de semana explicando a quien me preguntara por el musical ese momento- protagonizados por un gran Ignasi Vidal o la muy emotiva Canción del café, en este caso con Guido Balzaretti, como Marius, al frente y con una imponente y sencilla a la vez puesta en escena. Para mi estos cuatro, junto con todo lo transcurrido detrás de las barricadas, lo mejor del musical. Lamentablemente, problemas de sonido y/o de dicción no permiten entender en ciertos momentos a algunos actores, como Felipe Forastiere, que se ocupó del protagonista Jean Valjean, por lo que agradecí haber visto ya la película con sus correspondientes subtítulos.

Y el niño, ese pequeño Gavroche, que se despedía del público lanzando besos al aire después de haberles puesto el corazón en un puño y la sonrisa en la boca.

Dicen los actores que este es un musical que todos quieren llevar en su currículum, también es uno de los que los musicaleros debemos tener una entrada.

Anuncios

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s