Real irrealidad (Crítica-Kathie y el hipopótamo)

kathiehipopotamo1

Kathie y el hipopótamo. Foto: Sergio Parra

Kathie y el hipopótamo cuenta la historia de una limeña adinerada que intenta acercarse a la cultura que la aburre tanto como su propia vida, contratando por horas a un escritor frustrado por no llegarle a la altura de los talones a Victor Hugo, ni como escritor ni como amante, para que cuente, con sus palabras, su largo viaje por la negra África y la amarilla Asia en un libro.

Kathie y Santiago, o Mark Griffin, como le pone por nombre artístico, intercalan los fragmentos de la escritura del libro con sus recuerdos del pasado. Los pretendientes de ella, el intento de él por moldear a su imagen y semejanza a su esposa, los devaneos con las olas y las mujeres del marido de Kathie…todo ello sin salir de una buhardilla de Lima desde la que viajamos, gracias a la imaginación de ambos, a París, a la casa de Santiago, a las playas de Hawai, a la juventud de Kathie…

kathiehipopotamo2

Ana Belén es Kathie. Foto: Sergio Parra

El texto, de Mario Vargas Llosa, dirigido aquí por Magüi Mira, se alterna con la música en directo de David San José al piano sobre el escenario, al que de vez en cuando se acerca Ana Belén, para deleitarnos con temas como Ne me quitte pas, que, con sentido o sin él, es un gustazo, oye. En momentos como estos es cuando brilla la artista, así como cuando repasa los momentos más dramáticos e intensos de sus recuerdos, me chirría, sin embargo, cuando retrocede a su juventud o a la de Adèle. Junto a ella, Jorge Basanta y Eva Rufo destacan entre el elenco, demostrando que no hay personajes secundarios que valgan, y haciendo incluso entrañable al más odioso de los maridos.

La obra navega entre lo real y lo irreal, entre la verdadera vida de Kathie con su marido el insufrible surfista, o el retorno de antiguos amantes, entre las discusiones de Santiago con su esposa, o sus aventuras con la joven Adèle, de idéntico nombre que la mujer de su escritor fetiche. Y es que ni ella se llama Kathie, ni aparece, por suerte, ningún hipopótamo en el escenario.  Al levantarse de la butaca le toca a usted decidir, hasta donde es realidad o ficción.

 

 

 

 

Anuncios

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s