¿La amistad lo vale todo? (Crítica-Nuestras mujeres)

Nuestras mujeres

“Nuestras mujeres” se representó el martes en San Javier Foto: Pepe H

Publicado en La Verdad – 20/8/2015

Nos estamos acostumbrando a decir eso de que esta o aquella función trata sobre un tema de actualidad, que, aunque hayan pasado no sé cuantos cientos de años, aquello que escribió este o el otro parece escrito ayer. Nuestras mujeres, representada el martes en el Parque Almansa, se escribió no hace mucho, en 2013 por el francés Eric Assous, y esta sí que parece, por desgracia, escrita ayer. Envueltos como estamos en un verano donde los asesinatos por violencia de género nos sacuden cada vez que encendemos el televisor o abrimos el periódico, Assous nos deja asomarnos al otro lado.

“He matado a Estela”. Mil excusas crees que puede dar alguien que se retrasa a una cita, excepto, la de que haya asesinado a su mujer. Esa es la confesión que Simón les hace a sus amigos nada más llegar a la partida de cartas habitual. El recién llegado les relata a sus colegas que, tras una pelea, la estranguló y la dejó tirada en la alfombra del comedor. La primera reacción de sorpresa, “¿estás seguro de que no ha sido un Síndrome vasovagal?” le llegan a preguntar, da paso al posicionamiento de sus dos amigos.

Nuestras mujeres

Momentos de nerviosismo: Foto: PepeH

Gabino Diego y Antonio Garrido son Pablo y Max, reumatólogo y radiólogo, complementarios en sus profesiones, sin embargo no son capaces de ponerse de acuerdo en cómo actuar ante esta situación. Toca posicionarse. El que lo ve desde la butaca también. Uno apuesta por denunciarlo a la policía, el otro por ayudarle, incluso le propone que escape a un país sin tratado de extradición, ¿les suena?. “Es Simón”, insiste, esgrimiendo la amistad como razón para apoyar, aun incriminándose, a su amigo.

La noche transcurre en la cocina impoluta de Max, el lugar donde siempre surgen las mejores historias, entre vasos de vino y gintonics que intentan poner orden en los pensamientos de los dos sorprendidos amigos. Pablo y Max, Gabino y Antonio, llevan el peso de la función adelante, con una presencia menor en escena de Antonio Hortelano, el asesino primerizo, otra de las razones que se llegan a exponer para defenderle.

Y aunque parezca así de primeras que estamos ante un drama nada de eso, las risas fluyeron en el espectador que llenó hasta la bandera, agotando las entradas, el recinto del Festival y que aplaudió en varias ocasiones durante la representación. El texto de Assous, dirigido por Gabriel Olivares, presente por segunda vez este año en San Javier -ya lo abrió con Windermere Club-, obliga a los actores a pasar del drama a la comedia de manera continua, pero sin chistes, sino haciéndoles enfrentarse, o enfrentarnos, a sus, o nuestras, propias desgracias. Antonio Garrido como un asustado, nervioso y a la vez decidido

Nuestras mujeres

Una noche que pasa factura: PepeH

denunciante, ¡y qué voz, oiga!, Gabino Diego intentando imponer su propia lógica y terminando de manera brillante fuera de sus casillas ante la corrección de su amigo.

La noche y la indecisión dan paso a las confesiones y a las recriminaciones entre los tres amigos. Que si yo te di, que si ahora me pides. Las mujeres, que no aparecen en escena, son, sin duda, el mayor de sus quebraderos de cabeza, desde la muerta, a la que en realidad nadie soportaba, hasta las vivas, que una por querer estar, insistiendo en compartir piso con Max y la otra por no estar, ya que se la pasa durmiendo, llevan por la calle de la amargura a estos tres. Las dudas sobre el papel que juegan en sus parejas, las acusaciones sobre si lo hiciste bien o mal, hicieron sudar la camiseta a los actores, y eso que no fue de las noches más calurosas.

Las 1200 almas que abarrotaron el Parque Almansa el martes, despidieron a los actores en pie. Nuestras mujeres, aparte de hacerte sonreír, debe hacerte pensar. Sobre las malas reacciones llevadas al extremo, sobre el justo valor de la amistad, sobre el miedo al compromiso, y la importancia de darle nuestra atención a quien más nos necesita. Sobre que aún hay mucho que hacer para que solo se nos pase por la cabeza una opción: denunciar. Y sobre todo, a defender una máxima: “Un hombre que mata a una mujer es la peor de las basuras”.

IMG-20150820-WA0001

Anuncios

Un pensamiento en “¿La amistad lo vale todo? (Crítica-Nuestras mujeres)

  1. fuimos ayer en barcelona, con mi suegra que tiene 77 . Desafortunadamente a los tres nos parecio una obra soporífera, sobreinterpretada y con un humor que deja bastante que desear. Hacer reir no es fácil y para nada lo consiguieron con nosotros. intentar hacer una obrita cómica con el tema nos parecio poco afortunado y los actores, los tres eran más propios de una obra de instituto que de un teatro profesional.
    Alguna gente se lo paso bien, eso vimos, pero esta obra, cara para lo que ofrecieron , no la recomiendo excepto para aquellos que se distraen con cualquier cosa y antes que los actores hablen o se muevan ya se estan riendo, que de esos hay algunos.

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s