Ninette enamora (Crítica-Ninette y un señor de Murcia)

ninette_talia

Si llega a saber Andrés la que le esperaba en París se queda en Murcia. Porque como él dice lo de escuchar música y comer cocido también lo podía hacer en su casa, que él ha ido a París “a ver París”,  y a conocer a esas parisinas tan “fáciles”, pero es que no le dejan, cuando no es una huelga, es una plan fallido, cuando no…es que él mismo no se deja ir más allá de la puerta que le separa de la ciudad del amor.

Andrés, un señor de Murcia, volvía ayer a su ciudad, lo hacía con el rostro de Jorge Basanta, que no paró hasta conseguir que su director, Cesar Oliva, le dejara meter alguna expresión con acento murciano, un “mah o menoh” que provocó la sonrisa entre el público. Un público salpicado de rostros del teatro murciano que fueron apoyar a Oliva al teatro que dirige y donde se vivió el segundo estreno, según los propios actores, de esta adaptación de Ninette y un señor de Murcia.

De Murcia también el equipo que hay detrás de esta producción de La Ruta Teatro, que ha realizado la escenografía donde podemos ver el comedor de la casa de Ninette donde se ven dos puertas, de las que Andrés solo atravesará una, la de su habitación. Las paredes translucidas nos permiten ver las entradas y salidas de los personajes y a través de un gran ventanal vemos las únicas vistas que Andrés verá de París. El vestuario, diseñado por Ana Alcántara, hace un guiño a la posición política de la familia de Ninette, dejando ver en todo momento, bajo el mono de la Citroën de Pedro, una camisa roja, así como el vestido del mismo color con el que su esposa regresa a España.agenda-urbana-Ninette-h

Natalia Sánchez, a la que ya vimos en Murcia el pasado año con Amantes, se mete en la piel de una Ninette sutil y elegante, con un marcado acento francés que ha ensayado con una profesora y del que, según confesó en el posterior encuentro con el público, le cuesta a veces desprenderse. Jorge Basanta, se mete en la piel del entrañable señor de Murcia, al que da ganas de dar un empujón para hacerle salir por fin de su encierro. Junto con Javier Mora, que da vida a su amigo Armando, protagonizan las escenas más cómicas de la función. Miguel Rellán, como Pedro, y Julieta Serrano, como Bernarda, completan el reparto como padres de Ninette, dos exiliados españoles que se sienten algo en París, un mecánico que hace enmudecer al teatro con solo atravesar el escenario de punto a punta y una verdulera con ínfulas de Madame que espanta a Andrés nada más poner un pie en su casa.

Para Andrés, París, o el París que él alcanza a conocer no es como se imaginaba. En la España de la dictadura, con su librería y su herencia, se encuentra más libre que en ese piso francés donde nadie le deja hacer lo que él quiere. Quién se lo iba a decir.

Anuncios

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s