No más Noras (Crítica-Nora 1959)

nora1959

Conocí a una de esas mujeres que decía “empecé a disfrutar de la vida cuando murió mi marido”. Siempre me sorprendió que alguien hubiera podido llegar a borrar la sonrisa que yo le veía en la cara y quitarle la alegría de sus ojos.

Nora era una de esas mujeres, de las que asumían que su marido, padre o hermano llevara el control de su vida, que decidieran y pensaran por ellas porque solo ellos sabían lo que les convenía. Pero, por suerte, Nora y muchas otras Noras un día dijeron “basta” y decidieron cambiar su vida y empezar a tomar sus propias decisiones.

Nora 1959 es una revisión de Casa de muñecas de Ibsen que su directora, Lucía Miranda, ha traído a la España de finales de los 50. Nora, una ama de casa, pasa sus días cuidando de su hijo-aquí solo uno-y del hogar, sus quehaceres se limitan a eso y a tener contento a su marido. Pero Nora tiene pequeños arrebatos de escape y para eso utiliza la radio, sus programas de misterio, sus radionovelas o los testimonios que le llegan a Elena Francis le sirven para viajar más allá de sus cuatro paredes. La cosa se complica cuando un prestamista le hace exigencias que no puede cumplir, será la posterior reacción de su marido la que le hace tomar el impulso para cambiar su vida.

Nora 1959 se ha puesto en pie en LaZonaKubik durante un laboratorio de creación de cuatro meses y durante el que se grabó un documental sonoro con las voces de muchas Noras contando como vivieron su juventud y como quieren ahora con más de 80 años hasta aprender a montar en bicicleta. Parte de él se puede escuchar durante la obra, lo que consigue el objetivo que esta busca, que se hable de este problema más allá de si lo que vimos sobre el escenario nos gustó o no y dota a la obra de ese carácter de teatro-documental.

El público tiene un papel importante en Nora 1959 desde el primer momento-un poco largo-llegando a interpretar pequeños personajes, participando en una fiesta o poniendo voz a esa radio que ocupa el centro del escenario y del salón de Nora. Los actores, entre otros de los personajes que interpretan, también hacen de locutores radiofónicos en un simulacro de estudio sobre el escenario, delante de un micrófono donde las verdades salen a la luz.

Puedes escuchar la entrevista con Lucía Miranda pinchando aquí.

Anuncios

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s