San Javier, conquistado (Crítica-Alejandro Magno)

HPH_9449_2

Alejandro Magno en San Javier. Foto: Pepe H.

Comienza la historia de la última batalla de Alejandro Magno con su entrada al Auditorio Parque Almansa de San Javier a lomos de Bucéfalo, su caballo, lo acompañan un grupo de tambores. Y si una obra empieza con un caballo paseando entre el público lo que viene detrás no tiene más remedio que ser algo impresionante o si no ahórrate el caballo.
La obra del francés Jean Racine, de 1665, versionada por Eduardo Galán y Luis Luque, que la dirige, visitó el Festival de Teatro, Música y Danza de San Javier tras su estreno en Mérida. Narra, como decíamos, la última batalla del rey macedonio, la del Hidaspes, en la India. Para decir la verdad, no habla de la batalla en sí, sino más bien de todo lo que ocurre a su alrededor, mostrándonos a un rey humano, más íntimo y personal, conocemos las dudas de Alejandro Magno que, antes de la batalla se pregunta si existe la posibilidad de sustituir la guerra por la palabra y conquistar territorios pactando con sus reyes, de cómo pasará a la historia y, sobretodo, de cómo en realidad quiere ser recordado.

HPH_9477_2

Alejandro Magno en San Javier.  Foto: Pepe H.

Comienza la historia con el entierro de Olimpia -Amparo Pamplona-, la madre de Alejandro Magno, interpretado por Félix Gómez. Con ella a lo largo de la obra hablará y buscará consejo y consuelo. La llegada del rey a la India sitúa a dos de sus reyes en posiciones opuestas, la de apoyarle, tomada por Taxilo -Unax Ugalde- y la de luchar contra él de Poros -Aitor Luna-. Alrededor de ellos dos mujeres Cleófila y Axiana -Diana Palazón y Marina San José- cuyo amor, carnal o fraternal, les hacen decantarse hacia uno u otro lado.

 

Hablábamos de la entrada de Alejandro Magno en escena a caballo, pero no menos llamativa fue la del resto de personajes tras máscaras que hacen alusión a los dioses indios. ¡Cómo tuvo que ser esta puesta en escena en Mérida!. El decorado, de Mónica Borromello, muestra los ríos Hidaspo e Indo, y permite la presencia continua de los actores sobre el escenario. ¡Y qué vestuario el de Paco Delgado!, se ha marcado unos ropajes indios preciosos y apropiados para cada personaje, que ponen la guinda junto con la iluminación y la música india que a golpe de tambor y tintineo anuncia el cambio de escena.

HPH_9609_2

Alejandro Magno en San Javier. Foto: Pepe H.

Aunque conocemos a la mayoría de los actores por sus papeles en televisión a ninguno parece hacérseles grande la historia de uno de los mayores estrategas de nuestra historia, desde el protagonista Félix Gómez, que destaca en sus escenas más íntimas junto con su madre, su amigo Hefestión y sus reflexiones en soledad hasta Aitor Luna, al que, sobre el que más dudas tenía quizás por solo lo había visto en Los hombres de Paco, pero está irreconocible bajo la piel del decidido Poros.

 

Las 1.200 personas que abarrotaron el Auditorio terminaron tan satisfechas como Alejandro Magno en su decisión final despidiendo a los actores y tamboristas en pie.

Anuncios

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s