El Brujo y el destino (Crítica-Esquilo: Nacimiento y muerte de la tragedia)

El Brujo

El Brujo en el estreno de la obra en Mérida. Foto:Producciones El Brujo

En esta ocasión ha sido el mito de Edipo el que ha servido de eje vertebrador al último espectáculo de El Brujo que regresaba al escenario del Festival de Teatro, Música y Danza de San Javier semanas después de estrenar en Mérida Esquilo: Nacimiento y muerte de la tragedia.

Edipo, Prometeo, Dioniso… varios personajes mitológicos enlazan sus historias con las reflexiones de El Brujo sobre la tragedia y el destino. Con una escenografía mínima, de teatro moderno según sus propias palabras, el cordobés nos presenta una disertación sobre los textos de Esquilo basada en su propia lectura de El Nacimiento de la Tragedia de Nietzsche, Muerte de la Tragedia de George Steiner y las obras completas de Eurípides, libros que se encuentran sobre el escenario que también comparte con Javier Alejano que con su órgano, violín, pandero y sitar acompaña el discurso de El Brujo.

De primeras el tema puede sonar denso y aburrido pero, como en anteriores ocasiones, el actor lo hace divertido y didáctico al intercalar las antiguas historias griegas con la actualidad, con lo que igual está hablando de Edipo, Prometeo o incluso Shiva que de Pablo Iglesias y Albert Rivera. Hay bromas repetidas, clásicas en sus obras, incluso un sistema, el del texto antiguo plagado de anécdotas y referencias a la actualidad, que ya le hemos visto pero sin duda es un formato que gusta, que divierte y sobre todo que enseña, que explica y que ayuda a reflexionar. Durante la explicación de la creación de este espectáculo, escrito por él mismo, asegura que es un texto que se está construyendo durante la gira y sí es cierto que no aparecieron en San Javier referencias que, según críticas anteriores, se realizaron en otros lugares previos, por lo que es un espectáculo vivo pegado a la actualidad. El Brujo hace un despliegue de control vocal, regalándonos varios registros, según el personaje o el tono que utiliza en cada momento, cuando recita versos de los textos antiguos o cuando vuelve a su propio ser. No vayan a ver a El Brujo si esperan ver una obra clásica, vayan, sí, si lo que quieren es ir un paso más allá, conocer y conocernos como ya nos conocían Esquilo y los suyos.

Anuncios

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s