“¡Qué aburrido hubiera sido ser feliz!” (Crítica-Fuegos)

FSJ_4231

 Dicen que Marguerite Yourcenar (1903-1987) no era amiga de expresar sus sentimientos en público. Tuvo que ser un desengañado amoroso, causado por el editor André Fraigneau, el que le diera el valor suficiente para hacerlo a través de su libro Fuegos.

Sigue leyendo

Anuncios