¡Pobre Colometa! (Crítica-La Plaza del Diamante)

plaza del diamante

Lolita como Colometa. Foto: Sergio Parra

 

Surge entre la oscuridad apenas rota por una cálida luz que proviene del techo, imagino una farola que ilumina el banco en el que se sienta, imagino que es la Plaza del Diamante, esa donde conoció al Quimet en aquella verbena de la que, imagino, son esas luces de colores que suben y bajan de intensidad e iluminan la triste vida de la Colometa.
Sigue leyendo