De lo complicado que es decir la verdad (Crítica-Misántropo)

Los protagonistas de Misántropo. Foto:Eduardo Moreno

Los protagonistas de Misántropo. Foto:Eduardo Moreno

“La verdad es siempre un tema delicado”. Esa es la frase que destaca el programa de mano de Misántropo, una frase de su protagonista, Alcestes, que resume mejor que ninguna el espíritu de la obra de Molière que se representó el sábado en el Teatro Circo. 

Lo escribía el autor francés en 1666 en pleno desengaño amoroso y en su texto muestra, a través del protagonista, su desencanto con el género humano. Molière pone sobre la mesa el complicado tema de la sinceridad. Queremos que los demás sean sinceros con nosotros pero en realidad esperando que nos digan lo que queremos oír y, aunque defendemos que hay que ser sincero, solo lo somos cuando el otro se da la vuelta.

Raúl Prieto e Israel Elejalde como Filinto y Alcestes. Foto:Eduardo Moreno
Raúl Prieto e Israel Elejalde como Filinto y Alcestes. Foto:Eduardo Moreno

Alcestes no. Alcestes te dice la verdad a la cara, aunque duela, aunque se busque enemigos, aunque le provoque una discusión que no hubiera existido si hubiera seguido esas normas de convivencia y de educación a las que hace referencia su amigo Filinto, muy ducho en esa materia al igual que el resto de personas que les rodean.

Después del éxito de La función por hacer y Veraneantes, con 13 premios Max, Kamikaze, de nuevo bajo la batuta de Miguel del Arco, se presenta con esta adaptación libre de la obra de Molière que traslada la acción al callejón de atrás de una discoteca. Una completa escenografía donde no faltan pilas de cajas amontonadas, montañas de manteles sucios y una luz de farola que ayuda a ubicarnos a altas horas de la madrugada.

Celimena está interpretada por Bárbara Lennie. Foto: Eduardo Moreno

Celimena está interpretada por Bárbara Lennie. Foto: Eduardo Moreno

En esta versión los protagonistas visten tacones y corbata y se localizan a través del móvil. Oronte no escribe un soneto sino una canción que pretende grabar con una gran orquesta, y las cartas de Celimena a sus admiradores las manda a través del correo electrónico. Pero lo que no cambia es el desencanto con el que Alcestes mira a todos sus compañeros y amigos mientras vive enamorado de Celimena que, pese a lo que se podía esperar, no cumple ninguno de los valores de Alcestes, siendo una bienqueda de manual.

Lo plausible, bajo mi punto de vista, de esta adaptación es el conseguir trasladar el texto a nuestros días. Tanto en la puesta en escena como en las licencias que se permite del Arco en el texto para hacerlo más comprensible y actual. La naturalidad que impregna el trabajo de actores como Israel Elejalde o Raúl Prieto, ayuda y mucho a que un texto de hace más de 300 años nos llegue hoy casi como recién escrito. Y encima van y le ponen la guinda ambientando una de las escenas con la inconfundible voz de Asier Etxeandía. A mí, ahí, me ganaron del todo.

Alcestes no tiene muchos amigos, es huraño y en nuestro día a día lo calificaríamos como “demasiado sincero” pero en el fondo nos gustaría poder ser como él y decir por fin, un día de estos, lo que de verdad nos pasa por la cabeza.

Anuncios

2 pensamientos en “De lo complicado que es decir la verdad (Crítica-Misántropo)

  1. Hola Mercedes. Felicidades por el blog. Tuve la experiencia de estar en el Teatro Circo viendo Misántropo y la disfrute como tú. Que maravilla de función. A partir de ahora seguiré tu blog, ya que de vez en cuando suelo bajar a ver a Murcia lo que no traen a Alicante.

Irás? Has ido? Cuéntanos tu experiencia!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s